domingo, 26 de octubre de 2014

La alegría de servir

http://www.clubdeleonesdepanama.org/Obras.html

Intenté por varias semanas tratar de conseguir un trabajo que ayudara económicamente a los gastos de la familia, pero no pude lograrlo, solo una promesa de un” lo tomaremos en cuenta para el próximo año escolar” fue la respuesta más alentadora, el próximo año escolar para ese colegio comenzaría en Febrero 2015.

Dediquemos nuestro tiempo libre al servicio en la Iglesia, me dije entonces un día. Tal vez no me has traído aquí a trabajar por un sueldo sino que quieres mi servicio y entrega por amor al prójimo. Así pensaba en aquellos días.

Decidí entonces presentarme al Voluntariado donde en anteriores ocasiones había prestado ayuda.
Mi primer día llegué con mucho entusiasmo, algunas voluntarias me recordaban y me reclamaron el no haberles hecho llegar noticias mías cuando en mi país se presentaron más de 6 semanas de manifestaciones contra el gobierno. Me disculpé y les hice saber que si había escrito un e-mail, pero parecía que nadie lo había leído.

En fin, comencé mi voluntariado nuevamente ayudando a repartir más de 200 cafés y pancitos que las voluntarias del Hospital del Niño en Panamá reparten a diario. Ese sencillo gesto me ha puesto en contacto con el dolor, el abandono, la miseria, pero también con la alegría y la esperanza de un mañana mejor.

Muchos de los representantes que acompañan a los niños, sentados en sillas por días, para muchos de ellos ese vasito de café y pan representan la única comida en todo el día.Algunos son indígenas, he aprendido una que otra palabra en su dialecto y así poco a poco me voy sintiendo con más confianza.

Ahora entro en la sala y saludo a todos en voz alta dando los buenos días, cuando voy de cama en cama me dirijo a la mamá que está con el niño y le comento algo, le digo: “ me gusta su blusa ( me encantan las molas) cuando alguna mamá está con su traje típico se lo celebro.  También me ocupo de ofrecer  algún gesto cariñoso hacia el niño o bebé con mis palabras ya que cuando reparto alimentos no puedo tocar a nadie. Mi corazón se va llenando de alegría a medida que voy de sala en sala y van respondiendo a mis saludos los representantes, los médicos, estudiantes y auxiliares. Cuando un niño me sonríe o me saluda  el gozo llena mi corazón de ánimo a seguir adelante.

Al cabo de una hora y media ya hemos repartido a lo largo de 4 pisos y dos edificios el café del día. Todavía queda tiempo para algo especial. Brindar consuelo a algún niño solo en el hospital.

La semana pasada he pasado un buen rato con un bebé en brazos, hice el papel de abuela aunque un doctor me haya llamado “mamá nueva”. Se me partió el corazón cuando el bebé rompió en llanto al colocarlo de nuevo en su cuna.

Un niño en otro de los pisos también ha tenido mis gestos de amor. Cuando lo vi por primera vez, mis lagrimas saltaron de los ojos. Un niño de 4 años quemado totalmente, pero ya se encontraba sano de su piel, otras complicaciones lo aquejaban, solo podía cantarle y tratar de con suaves movimientos ir estirando los deditos de sus manos.¡ Un Cristo, vi el rostro y sufrimiento de Cristo en ese niño! Si Dios Padre quería mostrarme algo…lo hizo.

¿Este es el trabajo que quería Dios Padre de mí? Todavía no lo sé. El hecho de compartir con estas Voluntarias del Hospital de Niño, donde consigo nacionalidades diferentes, religiones diferentes, personalidades diferentes, pero todas con el objetivo de servir, cada una desde su punto de vista ha sido para mi, vivir la alegría del Evangelio, llevar un trocito del amor de Cristo a los hermanos a los más humildes y sencillos.

Me ha tocado vencer el miedo a la inseguridad. Cuando me dirijo al Hospital debo tomar el Metro y luego caminar unas 6 cuadras. El Metro a tempranas horas en la mañana es de ¡terror! así que aquí humildemente he dejado de lado mi zona de confort para que sea invadida por los cientos de cientos que viajamos apretadamente en un vagón. Una lección más que aprender viendo el lado positivo, pues de esta manera puedo apreciar el gentilicio y compartir mas con las personas de este país.

“Solo cuando hay amor se trasmite vida”.

“El grado y profundidad de la alegría no se miden por el estruendo de la carcajada, sino por la paz interior y la dulzura”


San Antonio María Claret.

sábado, 11 de octubre de 2014

IV Encuentro de Blogueros con el Papa

Desde el 10 al 12 de Octubre están invitados a seguir el IV Encuentro de Blogueros con el Papa desde España, a través de la señal USTREAM
.





miércoles, 1 de octubre de 2014

Santa Teresita en Panamá


Iglesia Cristo Rey, Panamá
Cuando vives en la presencia de Dios, Él se ocupa de que a medida que pasa el día tú conserves esa disposición. Así lo he notado, no es que lo haya leído en algún libro o lo haya escuchado en alguna charla pero es lo que observo desde hace un tiempo. Si estoy en un error, agradecería que me corrigieran.

Hoy es el día de Santa Teresita del Niño Jesús y había estado tratando de subir una imagen a mi celular desde la noche anterior a su fiesta, para que amaneciera ya en mi perfil pero no lo logré.

Tenía que levantarme más temprano de lo normal pues hoy prestaba servicio en el Hospital del Niño y debía llegar a tiempo, así que no pude entretenerme tratando de colocar  en el celular la imagen de Santa Teresita.

Me toca caminar varias cuadras luego de bajarme del metro para llegar al hospital, mi sorpresa hoy fue conseguir la iglesia por la que siempre paso y no había podido conocer, con las puertas abiertas. Miré el reloj y me dije, “tengo tiempo para saludar al Señor y conocer esta iglesia”.

 Al entrar quedé maravillada con el piso, mosaicos muy hermosos como los que existían en Maracaibo en la época de mi niñez.


 Levanté la vista hacia el altar, allí estaba el sagrario, la presencia de Cristo vivo. Al correr la mirada hacia un lado, ¡no se imaginan quien estaba!  Una imagen de Santa Teresita .¡Allí estaba esperándome!. Esta era la imagen que debía subir a mi celular.


Solo pude quedarme un ratito pero agradecida de que Dios Padre estuviera pendiente de mí,  de mi familia. Había salido a su encuentro y ya Santa Teresita estaba esperándome.


En el día del Educador

©mariauxivi.blogspot.com Me asomo por esta ventana al mundo, luego de  muchos meses de ausencia. Espero hacerlo más asiduamente y no de...